Estatus Legal

Una vez que los jóvenes son inscritos en el Sistema Judicial Juvenil, estos son puestos en uno de dos niveles probatorios (niveles uno y dos). Independientemente del nivel en el que se encuentran, el oficial de libertad condicional trabajará en estrecha colaboración con los jóvenes y los padres o tutores para así completar los requisitos, además de monitorear el progreso. La voluntad de Bridgeway es que nuestros participantes alcancen el éxito a través de nuestros programas. Estos programas y los requisitos establecidos han demostrado científicamente que funciona siempre y cuando se dé un seguimiento constante.

Prueba de nivel uno significa que el niño/a puede permanecer en casa mientras trabaja para cumplir requisitos de orden judicial.

Prueba nivel dos significa que el niño/a se colocará en un establecimiento residencial. La longitud de tiempo que un niño esté en un establecimiento residencial es conducida por el tipo de los cargos de delito, y el tipo de tratamiento o servicios de necesidad o que han sido ordenados por la corte.

En este nivel probatorio, el participante obtiene la libertad condicional y se establece que el joven viva en el hogar de sus padres, tutores o con otros miembros de la familia. El periodo en este nivel suele durar entre seis y nueve meses, sin embargo, es el jurista quien tiene la última palabra. Durante este periodo, el participante deberá reunirse en persona con su agente de libertad asignado, estas reuniones deberán ser realizadas una vez por semana.

Mientras trabajaba con Bridgeway, el participante se compromete a:

  • Obedecer las leyes
  • Completar satisfactoriamente con un periodo escolar
  • Participar en los tratamientos y servicios
  • Obedecer las reglas en el hogar
  • Asociarse con compañeros que no se meten en problemas
  • Participar en actividades sociales
  • Ser supervisado y seguir un programa de monitoreo

Durante este nivel de libertad condicional, el participante deberá vivir en un centro residencial fuera del hogar. La instalación dependerá de nivel de seguridad del individuo y sus necesidades de tratamiento específicas. El periodo de duración dependerá del tratamiento además del progreso alcanzado a través del programa.

Por lo general, el periodo de los programas suele alcanzar hasta 24 meses dependiendo del mismo. El programa para el abuso y consumo de sustancias ilegales suelen durar hasta 90 días, mientras que el programa para agresores sexuales dura entre 18 y 24 meses. Los programas de seguridad suelen durar entre 9 y 12 meses mientras que los no seguros duran entre seis y nueve meses. Cabe recordar que al igual que en Nivel Probatorio Uno el jurista es quien tiene la última palabra. Durante este periodo, el participante deberá reunirse en persona con su agente de libertad asignado, una vez por semana.

Mientras el niño/a está en un establecimiento residencial, se llevará a cabo con los padres o tutores una planificación de tratamiento. Permisos parta visitar su casa será implementado en el plan de tratamiento del niño para ayudar la transición de vuelta a su hogar. Si estos viajes fuera del establecimiento van bien y se han completado los requisitos, el oficial de libertad condicional solicitara al Tribunal que le permitan al niño/a el nivel de libertad condicional, que le permitirá volver a casa permanentemente.